HUARI, el que vive en los cerros

huari

Huari es un antiquísimo dios andino cuyo culto habría tenido su centro principal en el Callejón de Conchucos, donde se erigió el famoso templo de Chavín de Huantar.

El historiador Hernán Amat Olazábal y otros expertos han seguido el rastro de este dios casi olvidado. Amat nos cuenta que “hacia 1657, en las postrimerías del flagelo de los crueles extirpadores de idolatrías (ejércitos de curas fanáticos que arruinaron las creencias nativas), el visitador Estanislao de Vega Bazan recogió muchas evidencias sobre el célebre santuario de Chavín. Dijo que había sido erigido para el culto al dios Huari, y que sorprendió a un viejo sacerdote ofreciendo a Huari “unos granos de maíz negro y coca mascada, (con lo que) luego se le aparecía una araña al canto del fogón”. Describió este gran complejo como un “adoratorio de los Indios, todo debajo de tierra con unos callejones y laberintos muy dilatados, hechos de piedra muy grandes, y muy labradas; donde halló tres ídolos que los quemó, e hizo pedazos, y enterró”.

En la actualidad, principalmente en la sierra de Perú y Bolivia, el nombre de Huari está en la mente de los indígenas como una deidad (“demonio”, según los curas) que habita en desolados parajes, cerros e incluso minas. Según sus creencias Huari pueden proveerlos de abundancia si se le entrega ofrendas y se hace danzas en su honor, de lo contrario ocasiona males atroces a los humanos.

Fuente: Mitología andina

Enlaces de interés:

http://www.trip-peru.com/special-tourism-peru/mystic-peru.php

http://www.trip-peru.com/turismo-especial/peru-mistico.php