La Barquita Misteriosa

En el departamento de Piura se encuentra Cabo Blanco, se dice que en este sitio ocurrió un caso que hasta ahora es recordado con mucho temor.

Cuentan que la gente que se dedicaba a las labores de pesca por las noches iba en su bote a pescar cerca de Cabo Blanco, pero no volvían nunca más; solo su barca era devuelta por las olas a la orilla, pero sin la menor señal de algún pobre pescador; desaparecían misteriosamente como por encanto. Todas las noches aparecía un barquito luminoso a pasearse y navegar; y luego desaparecía en la inmensidad de las aguas.

La esposa de un pescador estaba cierta vez triste y desesperada por la tardanza de su esposo, cuando sintió un inmenso calor en todo el cuerpo y vio el reflejo tan grande de la luz de aquel barquito; entonces una voz débil le dijo: “No habrá más aflicciones para este sitio, pero pido que mañana, que es día de San Juan, arrojen al mar a un niño sin bautizar, a las doce de la noche, o si no, los hombres que fueron a pescar desaparecerán”.

La mujer palideció pero prometió hacer lo convenido por lo cual la barca desapareció rápidamente.

Una de las mujeres haciendo el más grande de los sacrificios tomó a su hijita en brazos, la niña estaba moribunda y desahuciada por los médicos y con gran pena arrojo a la criatura al mar, entonces una luz hizo estremecer a la mujer, era la explosión de aquella barca que según dicen era de un pirata condenado que quiso salvarse haciendo desaparecer a muchos hombres; pero solo un niño sin pecado podía salvarlo; y es por eso que desapareció para siempre, dicen que solo por Semana Santa sale a las doce para asolar esos lugares.